Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio.

dimarts, 3 de març de 2015

Neuroplasticidad

No hace mucho aprendí un nuevo término en una de esas clases universitarias llanas, sin erupciones ni interrupciones que puedan enturbiar la fría atmosfera de soledad en que (estoy convencido aunque no seguro) se encuentra el maestro llamado profesor por situarse encima de esa tarima. Después de mis particulares y pequeños hachazos al método de enseñanza de algunos profesionales os diré el término: neuroplasticidad.
Según entendí en clase, neuroplasticidad es la capacidad neuronal y cognitiva que toda persona tiene y que consiste en aprender nuevos conceptos, ideas, es decir, en almacenar información y procesarla y, alguna, almacenarla, creciendo en experiencia. Depende de factores como la repetición, atención, tipo de estímulo, lesión que ha podido sufrir el sistema nervioso e intensidad de la señal.

Hasta aquí todo normal, es decir, se refiere al aprendizaje cognitivo en el cual el sistema nervioso almacena nuevos conceptos y en definitiva aprende. Ahora bien, mi sorpresa fue cuando se aseguró que SIEMPRE se tiene neuroplasticidad pero en diferentes niveles, es decir, parece ser que incluso los pacientes en coma tienen un rango de aprendizaje cognitivo, un margen de neuroplasticidad. Pero dejando de lado la polémica con el estado comatoso, podemos extrapolar el concepto e idea a la educación sabiendo que, en cualquier momento cualquier persona independientemente del coeficiente intelectual, tiene un rango de aprendizaje sobre el que se puede trabajar, cosa que parece clara y normal pero muchas veces es obviada.


Relación tiene con los olvidados en la educación, alumnos que se les da por perdidos porque no pueden seguir la ‘’línea’’ o dirección que marca el temario junto con la programación (Oh Dios que todo lo describe) y que simplemente si aprenden, bien, y si no también, no es problema mío, su neuroplasticidad no es suficiente para seguir mi clase. Son catalogados como mal alumnos, inútiles, cortitos o zoquetes.  Y claro, al venirme a la cabeza ‘’zoquete’’ mis conexiones neuronales se activan para recuperar de mi almacén de memoria a largo plazo (y ya de paso del baúl del trastero) el libro de Pennac ‘’Mal de Escuela’’. Sé que estos dos conceptos o ideas no tienen mucha relación, de hecho fríamente creo que no tiene la más mínima, pero una cosa me ha llevado a otra.
Nos explica ‘’Mal de Escuela’’ que el aburrimiento en la clase es aplastantemente normal, no existen actividades espontáneas que tengan una intensidad suficientemente alta para llamar la atención, por tanto lo normal será el zoquete, no el empollón, lo habitual es  encontrar al alumno distraído no al sediento de explicaciones huecas de valor atencional. Por tanto, ¿pueden llamarse educadores aquellos que les invade la impaciencia y el nerviosismo cuando literalmente 2 alumnos de 36 están atendiendo la magistral explicación que solo realiza ‘’stop’’ cuando no queda saliva para tanta palabra? No. De hecho creo que el único adjetivo que no se les podría colgar sería ese mismo, ya que no están facilitando o haciendo que lo alumnos capten conceptos y aprendan, sino que los está aplastando con la losa del aburrimiento en forma de explicación que muestra su inigualable sapiencia.

Sinceramente, no sé cómo he llegado a este punto porque he mezclado dos mundos turbios y totalmente diferentes, desde la neuroplasticidad en un ámbito post lesión neurológica, hasta la educación y los alumnos zoquetes de Pennac, pero acabando con este tipo de batido explosivo; es obvio que no todos tenemos la misma neuroplasticidad, simplemente debemos saber cuál es la información que los procesos cognitivos pueden aceptar, conocer qué es lo que realmente se ignora y no se sabe, para ponerse en esa situación y adaptar nuestras actividades y lecciones a las demandas.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada