Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio.

diumenge, 1 de febrer de 2015

Soy graduado

Soy graduado. Dentro de poco tiempo tendré el típico papel que cataloga y oficializa este proceso que he recorrido durante 4-5 maravillosos años de mi vida, que bien podría ser comparado a un embarazo, esa cocción lenta de conocimientos que han sido incorporados en mi mente a base de apuntes, libros, exámenes, experiencias académicas y no académicas.

Recuerdo perfectamente ese primer año, en el que vine a vivir con mi amigo Luis a la capital. Ese año nos lo comimos de un bocado (o de tanto como decimos nosotros). Devoramos aquel año (especialmente los Jueves) sumergidos en sensaciones contrarias como felicidad y también inexperiencia e inquietu


d. Poco a poco fuimos calmándonos, o como diría un amigo, acomodándonos en esa posición de noble dentro de la universidad,  cogiendo la vida por el mismo sendero pero sin desviarnos (tanto) puntualmente de nuestro camino.



Llegué pensando que el título era lo más importante, y me voy sabiendo que es lo menos importante. No creo que la validez de las personas se miden por los títulos que carguen en la mochila académica llamada Curriculum Vitae, sino por el propio individuo: su inteligencia, su análisis y su práctica. Obviamente el título acarrea que se han pasado unas ‘’pruebas’’ que ‘’demuestran’’ la adquisición de los suficientes conocimientos para desenvolver las actividades de una profesión con la categoría de un experto, por lo que es de gran importancia. 

Ahora bien, me vengo a referir a que creo que el verdadero profesional no lo es por ese documento de enorme valor sentimental y económico (cuesta unos 150 euritos), sino por el amor a su trabajo, es decir, el entusiasmo no sólo por desempeñar sus funciones sino por aprender más (Eureka, he aquí la cuestión). Ese título representa los conocimientos que se han adquirido en ese tiempo, y posiblemente acabe enrollado en el trastero y desgastándose poco a poco por el martillo llamado tiempo. Con un poco de suerte, los conocimientos adquiridos  pueden no sufrir la misma suerte que los devore el olvido, pero sí se estancarán y no evolucionarán si no se renuevan leyendo, escuchando y discutiendo, es decir, aprendiendo de y sobre tu propia profesión, porque un día Juana Inés de la Cruz dijo que no se estudia para saber más, sino para ignorar menos. No se puede pretender creer que se ha llegado a la cúpula de conocimiento (y más pensar que es eterna) cuando se acaba la carrera, se sabe un poco y sobretodo se ignora mucho.


Llegué pensando que la nota era lo más importante, y me voy sabiendo que es de lo menos importante. Esto lo tengo claro, el numerito que sale en tu expediente no es proporcional a lo buen profesional que puedes llegar a ser; ni tampoco la nota de una asignatura es directamente proporcional a la satisfacción con esta. El caso más notorio es mi reciente entregado Trabajo Final de Grado. 
Escasas veces he estado tan contento con la elección de un profesor, un tema y la elaboración de un trabajo como lo estaba con el mío (Adicción al Ejercicio Físico), y creo que el fruto final fue muy bueno, no solo porque era de las primeras veces (por no decir la primera) que se trataba este arriesgado tema en los Trabajos Final de Grado, sino porque simplemente estaba contento con mi  trabajo, de cómo había evolucionado el documento bajo mi cautela y cómo lo había modificado a mi gusto (que no significa que siempre haya sido el correcto). En definitiva, estaba orgulloso de mi tarea, y obtuve un 8.

Un 8 Notable es una gran nota como me decían personas muy importantes, pero me quedé con la sensación que mi trabajo podría haber merecido más nota. Pero (y ante mi asombro) lejos de entristecerme me hizo sentir por primera vez la sensación de satisfacción académica no ligada a una nota. Estaba orgulloso de mi trabajo independientemente de la nota recibida porque me había servido  para aprender y ser mejor profesional. Entonces, creo que no deberíamos unir tan estrechamente la nota con la sensación de felicidad y regocijo académico, sino más con lo personal, con si sentimos que se ha empleado correctamente el tiempo y se ha aprendido con aquello que se ha realizado.




En definitiva, he aprendido muchas cosas y creo que estoy capacitado profesionalmente para llevar a cabo mi función en la sociedad (si la sociedad me lo permite) y en el ámbito personal me llevo muchas cosas de estos años, amigos y no tan amigos, conceptos eternos y promesas olvidadizas, cenas, noches y resacas para la eternidad y sobretodo momentos, porque en eso consiste todo, en dibujar momentos en la vida que no se olviden y que hacen que se te erice el bello de simplemente recordarlos.


2 comentaris:

  1. Excelente reflexión Marc! Da cuenta de que has recorrido un camino y que estás en disposición de recorrer otros, plens d'aventures i de coneixença, como dice el gran Kavafis, a través de Llach http://www.cancioneros.com/nc/1706/0/itaca-o-viatge-a-itaca-kavafis-carles-riba-lluis-llach.
    UN abrazo

    ResponElimina
  2. Enhorabona Marc per el que has conseguit i sobretot per adonart-en del que es més important per a la vida. Gran reflexió.

    ResponElimina